Fernando Casado: hay una comprensión distinta de la comunicación después de la LOC

17 07 17 EntrevistaCasado

Fernando Casado nació en Córdoba, España (1978) y actualmente es profesor en el Instituto de Altos Estudios Nacionales. Se graduó de Licenciado en Derecho por la Facultad de Granada (España), tiene una maestría en Derechos Humanos y Democratización en la European Inter-University en el 2004 en Venecia (Italia), y se doctoró en Comunicación Social en el 2012 en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Laguna (España).

Ha escrito artículos científicos y libros como Introducción a los Derechos Humanos desde una perspectiva Bolivariana y Revolucionaria, y con la editorial Akal Antiperiodistas: confesiones de las agresiones mediáticas contra Venezuela.

¿Cuáles son los principales cambios que, a su criterio, ha marcado la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) en el país?

Hay varios hitos a partir de la Ley de Comunicación. En primer lugar, las franjas horarias y los contenidos. Desde los 60s y 70s se instaló en los domicilios ecuatorianos una telebasura o una televisión con contenidos muy pobres. La incidencia que tiene la televisión es realmente importante en la vida diaria y cotidiana de las personas. La LOC ha ayudado a la regulación de estos contenidos en ciertas franjas horarias. Así como no podemos ir a una farmacia y comprar cocaína, no deberíamos de acceder a contenidos de mala calidad, es un tema de salud pública.

Otro de tema importantísimo es el establecimiento del espectro radioeléctrico, que pertenece a todos los ecuatorianos, que aparece en el artículo 106 como un horizonte a cumplir: 33% medios públicos, 33% privados y 34% sin fines de lucro, comunitarios.

Otro hito importante es la profesionalización del periodismo y la dignificación de los periodistas. Antes de la LOC, era un gremio bastante maltratado y poco considerado.

La promoción de la producción nacional fomenta la industria audiovisual o radiofónica y no meramente la reproducción de contenidos extranjeros, con toda la carga simbólica que conlleva.

¿Qué es lo que más destaca de todos estos hitos?

Hay un antes y un después, sobre todo, en la discusión de la importancia de la comunicación. Antes era vista como un derecho a la libertad de expresión, desde una perspectiva liberal, en la que los dueños de los medios de comunicación imponían unas líneas editoriales, una agenda a la ciudadanía. Hoy en día hay una mayor igualdad de armas entre la ciudadanía y los dueños de los medios. La comunicación no se ve como un derecho vacío, ahora conlleva a recibir una información veraz para los radioescuchas, las audiencias, los lectores.

Anteriormente se pensaba que la comunicación no tenía que estar regulada, que la ciudadanía era libre de cambiar de canal si no le gustaba la programación, lo cual era una falacia porque se imponían agendas políticas de los grandes medios de comunicación privados. La necesidad de que el Estado imponga reglas del juego y que no sean impuestas por intereses, es un logro. Es decir, hay una comprensión distinta de la comunicación en el Ecuador después de la LOC y de ahí se derivan todos los otros logros conseguidos, lo cual no significa que después de 4 años no haya que revisar cuáles son las luces y sus sombras…

¿Cree que la LOC evidenció un punto débil del periodismo en Ecuador?

Lo que se ha visibilizado con la LOC es que los medios de comunicación funcionan no al servicio de la ciudadanía sino al servicio de sus propios intereses, asumen roles de activistas políticos y toman una posición hostil ante el gobierno. Esto también se visibilizó a raíz de la entrada en vigor de la Constitución de Montecristi, cuando se dio la separación entre el capital económico privado y el capital mediático (artículo 312).

Ahora se ejercen derechos, como la réplica y la rectificación, que antes no estaban contemplados, ¿cree que ahora hay un equilibrio?

Tradicionalmente ocurría que no existía igualdad. El medio podía emitir la información que quisiera, muchas veces errada, violando derechos y no había ninguna respuesta; después de un engorroso proceso judicial ordinario, dejaban a la ciudadanía en indefensión por una información manipulada. Los derechos la réplica y la rectificación en el Ecuador vuelven a establecer un equilibrio entre la posible vulneración de los derechos de la ciudadanía y el medio de comunicación. (Ahora) en caso de que haya información errada, el afectado tiene la posibilidad rápidamente de responder ante esa información, algo que no ocurre en otros lugares.

¿Cree que a los periodistas les ha costado cumplir con la LOC?
La LOC conlleva no solamente el derecho a la libertad de expresión sino la inherente información veraz. Ahora hay una mayor responsabilidad del periodista, mucho más clara y determinada de la que existía antes. El periodista no solo puede emitir información veraz, contrastada, encontrar la fuente e identificarla sino que debe tener la documentación. Esto incrementa la calidad del contenido periodístico y, al mismo tiempo, dificulta o complejiza la labor del periodista, que tiene que hacer un trabajo más serio de manera obligada de la que hacía antes.

¿Hay más madurez en la sociedad para entender la responsabilidad de la información que difunden los medios de comunicación?

Sí. Todo proceso de cambio de paradigmas, como el que ocurrió en el Ecuador en materia de comunicación, es complejo y requiere de un tiempo, de una adaptación. Creo que hay una comprensión que no se tenía anteriormente. No diría cuatro años. Por el nivel de confrontación entre el poder político con el poder mediático junto con los intereses del poder económico, esto viene desde hace una década, con lo que es una enseñanza para todos.


En esta sección

Intendencias

Intedencia Zonal 1 Intedencia Zonal 3 Intedencia Zonal 4 Intedencia Zonal 6 Intedencia Zonal 7 Intedencia Zonal 8 Intedencia Zonal 9

Facebook